Crisis del agua: ¿Qué puedes hacer tú para evitarla?

Seguro que ya has oído la noticia que alertaba sobre la entrada en bolsa del agua. Este recurso vital ha empezado a cotizar por la principal razón de que se trata de un bien escaso y limitado. Este hecho, junto a las impactantes cifras que alertan de que en 2050 más de 1.000 millones de personas no tendrán acceso al agua potable, ha convertido el Día Internacional del Agua en una fecha clave para dar visibilidad al problema que supondrá para nuestra propia supervivencia. Así que en el post de hoy queremos mostrarte qué puedes hacer como consumidor individual para conservar este recurso y darle una vuelta a tu consumo, pero tranquilo, prometemos no decirte que cierres el grifo cuando te laves los dientes o que te duches en lugar de bañarte, queremos ir más allá.

El consumo de agua en el mundo

Antes de nada queremos ponerte en contexto para que comprendas de cerca la problemática que rodea a este tema.
Por regla general, el consumo elevado de agua potable se da en países ricos y, dentro de estos, los consumos urbanos duplican a los consumos rurales.
A pesar de que existe suficiente agua para atender a las necesidades de la población, como habrás deducido de la anterior frase, el consumo de agua en el mundo es muy desigual. Para entender esta situación te mostramos algunos datos sobre el consumo de agua en el mundo de la mano de Aquae Fundación:

  • La extracción de agua potable se ha triplicado en los últimos 50 años. 
  • La huella hídrica anual de España está en los 2,5 millones de litros por persona. Esto supone el doble que la media mundial.
  • En los Países Bajos, el 95% de la huella hídrica proviene del consumo de agua generado para la importación de productos.
  • En el caso de India o Paraguay, el 3% del consumo de agua viene de bienes importados.
  • Mongolia tiene un gasto hídrico de 10.000 litros por habitante al día. Es el país con mayor consumo de agua por persona del mundo, seguido de Níger, Bolivia y Emiratos Árabes Unidos.
  • El gasto de agua por persona en Estados Unidos es de 7.800 litros por cápita.
  • Además del consumo humano las fuentes de energía nuevas suponen un consumo de agua muy alto. Para generar un litro de biofuel se necesitan entre 1.000 y 4.000 litros de agua.

Dí NO al Fast Fashion

Si ya estás familiarizado con el uso del término fast fashion, sabrás que la producción de este tipo de prendas, con hasta 52 colecciones al año, supone un gran gasto de recursos para un producto de corta duración. Esta espiral hace además que los consumidores compren más prendas, pese a que el 40% de estas nunca se utilizan, y acabarán con mucha suerte, en incineradoras y vertederos.
El proceso de producción de las prendas tanto por su cultivo, en el que se consume gran cantidad de agua, como por su tratamiento y teñido con químicos que genera contaminación en ríos y mares, convierten al fast fashion en la industria más contaminante y dañina para nuestro entorno.
Además del consumo de agua, que es lo que nos convoca en este post, también es llamativo el el consumo energético para producir fibras sintéticas como el polyester, el nylon o los acrílicos con derivados del petróleo. Otra manera en la que afecta esto a la crisis del agua es a través de la contaminación de mares y océanos a través de esas microfibras plásticas.

Conclusión: Consume responsablemente. No compres ropa que no necesitas. Si la necesitas recurre a la compra de ropa de segunda mano o opciones sostenibles de pequeñas marcas.

Gráfica sobre el impacto medioambiental de la industria textil de el diario Expansión.

Reduce tu consumo de carne

Según el informe de Greenpeace el sector agrícola español es el principal consumidor de agua con el 84%, debido en su mayor parte a los cultivos de regadío destinados a la producción de alimento para el ganado.
Para que te hagas una idea de la magnitud del problema, en este informe se calcula que la ganadería en España consume 48.000 millones de metros cúbicos de agua al año, lo equivalente a lo que consumirían todos los hogares españoles sumados durante más de 20 años.
Esta industria es demás una de las responsables de la contaminación actual en acuíferos. Las causas concretas las encontramos en purines, antibióticos, fertilizantes y plaguicidas que contaminan, dejando incluso en España a muchos pueblos sin agua potable.

La ganadería en España consume 48.000 millones de metros cúbicos de agua al año

GreenPEACE

Por el contrario la producción de verduras y legumbres tiene una huella hídrica menor. Por ejemplo se calcula que la producción de un kilo de lentejas requiere 50 litros; una patata, 25 litros; y una lechuga o un tomate necesitan 13 litros de agua en todo su proceso de cultivo, almacenamiento y transporte.

Conclusión: Reduce tu consumo de carne. Escoge siempre que puedas alternativas vegetales a la proteína animal. Las legumbres y verduras tienen una huella hídrica mucho menor.

Evita el plástico de un solo uso

Según Miguel Aguado, consultor de sostenibilidad, para fabricar una botella de plástico desechable de un litro se requieren cinco litros de agua. Imagínate lo alarmante que es en nuestro país en la que el consumo ha pasado de unos 4.200 millones de litros en 2001 a unos 6.200 millones en la actualidad. España se ha convertido en un país de referencia en la Unión Europea por el volumen de agua mineral envasada que produce y consume.

Y no olvidemos que para producir plástico convencional se necesita  petróleo, para la extracción del cual también se necesita agua. En resumen, el plástico de un solo uso requiere un gasto de recursos hídricos alto para la corta vida que tiene.

Conclusión: Actualmente existen multitud de alternativas al plástico de un solo uso. Utiliza materiales que puedan tener una segunda vida, sean más duraderos y menos contaminantes para el medio ambiente. Ahorrarás agua, el medio ambiente de lo agradecerá y tu salud también.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *