¿Por qué reciclar no te convierte en un super eco-héroe?

Un niño salta entre las basuras llevadas por el mar a la costa de Manila. EFE/F.R. Malasig

En torno a los años 90 la solución a todos nuestro residuos apareció en forma de reciclaje. En aquellos momentos todo eran halagos y agradecimientos hacia un nuevo modelo de gestión que parecía nacido para solucionar los problemas del medio ambiente. Llevar tu bolsa de basura con los residuos y depositarlos en el contenedor correspondiente te hacía sentir el más eco-warrior del lugar. Pero llevamos años dándonos cuenta de que todo esto era un espejismo y que el reciclaje (solo) no es la solución. Hoy en el Día Mundial del Reciclaje analizamos cuáles son los principales problemas del Sistema de Gestión de Residuos.

Las cifras del reciclaje bailan más que tu abuela con dos copas

Sí, sí, de este tema específicamente hablábamos en nuestro podcast sobre reciclaje. A nadie se le puede pasar ya por alto, el informe “Maldito Plástico” de Greenpeace en el que calculaban que el nivel de recuperación de envases de plásticos a nivel estatal es del 25,4%, muy lejos de los ratios anunciados por Ecoembes, de hasta el 75%. Este dato se obtuvo gracias a los datos de reciclaje de envase plástico aportados por la ciudad de Madrid, el área metropolitana de Barcelona, la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares (lo que cubriría más del 26% de la población estatal).
También salió a la luz que falsean datos como el número de envases que algunas empresas ponen a la venta, de esta manera engordan las cifras del reciclaje real, cosa que por supuesto supone un fraude.

El Sistema de Gestión de Residuos se parece más a un cortijo

Por si aún no sabes Ecoembes es una empresa privada con forma de sociedad anónima creada por corporaciones, grupos y asociaciones de empresas relacionadas con los envases de usar y tirar (tales como fabricantes de envases, envasadores, distribuidores de productos envasados y comercios) para gestionar el dinero que obligatoriamente deben destinar a la gestión de los residuos de los envases que ponen en circulación. Y te preguntarás, ¿Dónde está el truco? Cada vez que compras un envase de usar y tirar, estas destinando un porcentaje del precio a Ecoembes, para que gestione adecuadamente ese residuo.
Pero como ya has visto anteriormente los datos no encajan, y lo que sí vemos de Ecoembes son campañas publicitarias y mensajes sobre el cuidado de medio ambiente girando en torno al reciclaje, pero dejando atrás que el mejor residuo es aquel que no se genera, y por tanto aquel sin el que no le llegaría dinero a Ecoembes.

Ecoembes no quiere apostar por un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases

Si has nacido más tarde de los 90 no lo recordarás, pero en España hubo una época en la que las botellas de cristal se guardaban para llevarlas a la bodega y que te devolvieran unas pesetas por su recuperación. Aunque aquí parece que te estamos hablando de un concepto vintage o viejuno (llámalo como quieras), en Alemania este sistema está implantado y dando buen resultado. De hecho tras años de funcionamiento del Sistema de Depósito, Devolución y Retorno(SDDR) (lleva desde 2003), sus defensores aseguran que uno de sus efectos más impactantes y visibles en cualquier ciudad es que las latas y botellas tiradas en el suelo desaparecen de golpe de las calles o espacios públicos. Lo cierto es que este sistema tampoco sería perfecto, pero una combinación del sistema actual de gestión y este Sistema de Devolución y Retorno podría ser interesante.

Faltan organismos de control para vigilar la gestión de residuos

Evidentemente la gestión de nuestros residuos debería estar vigilada. No debería ser imposible encontrar la trazabilidad de nuestros residuos. Por ello una de las ideas que está más presente entre los expertos en gestión de residuos es la necesidad de una figura que controle el adecuado tratamiento de nuestros envases e informes anuales de organismos externos a Ecoembes que muestren las verdaderas cifras sobre los envases que se lanzan al mercado y las que realmente se reciclan. De esta manera podríamos tener control sobre nuestros residuos para asegurarnos de que no terminan en países asiáticos o misteriosamente quemados en incendios en plantas de reciclaje.

Vale, pero ¿qué puedo hacer? ¿Qué parte de todo esto está en mi mano?

Por supuesto apelamos a la responsabilidad individual para no empeorar la situación que ya tenemos actualmente. Una de las mejores opciones es que reduzcas todo lo posible tus residuos, comprando a granel y reutilizando envases. Por supuesto somos conscientes de que no es posible siempre, ni todos tenemos la misma facilidad para hacerlo. Por eso aquí va la segunda idea, aunque lo mejor es no crear el residuo, una vez creado y comprado, la mejor opción es reciclarla en condiciones, sí, ya que tu dinero ha ido a parar a estas empresas que lo gestionan, al menos que tu hagas todo lo que está en tu mano para que ese reciclaje se lleve a cabo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *